Inspiraciones: Aplazamiento, Álvaro de Campos



Después de mañana, sí, sólo después de mañana... Volveré mañana a pensar en después de mañana, y sí será posible; pero hoy no... No, hoy nada; hoy no puedo. La equívoca insistencia de mi objetiva subjetividad, el sueño de mi vida real, superpuesto, el cansancio anticipado e infinito, un cansancio de mundos para tomar un tranvía... Esta clase de alma...

Sólo después de mañana... Hoy quiero prepararme,

quiero prepararme para pensar, mañana, en el día siguiente..., Él sí que es concluyente. Ya tengo el plan trazado; pero no, hoy día no trazo planes... El día de los planes es mañana. Me sentaré mañana a mi escritorio para conquistar el mundo; Pero sólo conquistaré el mundo después de mañana... Tengo deseos de llorar, Tengo deseos de llorar mucho de improviso, de dentro... No, no quieran saber nada más, es un secreto, no lo digo. Sólo después de mañana... Cuando era pequeño, el circo de los domingos me divertía la semana entera. Hoy sólo me divierte el circo de los domingos de toda la semana entera de mi infancia...

Después de mañana seré otro,

mi vida será un triunfo, todos mis atributos reales de inteligente, culto y práctico serán convocadas por un decreto...

Pero por un decreto de mañana.... Hoy deseo dormir, escribiré mañana... ¿Para hoy, cuál es el espectáculo que me repetiría la infancia? Aun para que yo compre las entradas mañana, Porque después de mañana es que está bien el espectáculo... Antes, no... Después de mañana tendré la pose pública que mañana estudiaré. Después de mañana seré por fin el que hoy no puedo nunca ser. Sólo después de mañana... Tengo sueño como el frío de un perro de la calle. Tengo mucho sueño… Te diré mañana las palabras, o después de mañana... Sí, acaso sólo después de mañana...

El futuro... Sí, el futuro...



Traducción de Rodolfo Alonso











92 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo